Cómo debes prepararte para la sesión de masaje

Estos son algunos consejos sobre cómo sacar el máximo provecho de tu masaje:

  • No comas justo antes de una sesión de masaje. Tu cuerpo debe tener tiempo para digerir.
  • Llega a tiempo. Es más difícil relajarse si llegas con prisa.
  • Trata de tener la mente abierta y receptiva al terapeuta y a la misma sesión.
  • Deja que el terapeuta conozca qué expectativas y qué razones te han llevado a hacerte un masaje.
  • Si tienes una preferencia, comuníquesela al terapeuta.
  • Proporciónale información al terapeuta: indícale qué presión deseas, infórmale sobre cualquier molestia o preferencia sobre técnica, música, temperatura, etc. Recuerda que este es tu tiempo y el terapeuta está para servirte.
  • Respirar correctamente nos ayuda a relajarnos, así que –a pesar de que es un acto involuntario– piensa en respirar normalmente.
  • Bebe mucha agua después del masaje; ayuda a eliminar las toxinas liberadas por el tejido blando.
  • Tómate tu tiempo al acabar un masaje. Trata de entender cómo te sientes, los efectos de la sesión y asegúrate de no sentir ningún mareo antes de levantarte.